Por si no lo sabes este año entrará en vigor la nueva ley de autónomos que afecta ya a más de 3.5 millones de profesionales en nuestro país. Esta reforma introduce importantes mejoras  en relación a otras anteriores y en este artículo trataremos sus puntos más importantes y todo lo que debes saber sobre esta ley, en qué consisten estas medidas y su impacto real en nuestra economía.

 

Por lo pronto una lectura rápida de la norma nos hace llegar cinco buenas noticias para los autónomos. Todas ellas destinadas a favorecer la generación de iniciativas de emprendimiento y nuevas empresas con impacto directo y positivo en nuestra contabilidad.

 

foto noticia autonomos

 

 

El primer alivio a nuestro bolsillo llega con la confirmación de que los trabajadores por cuenta propia no tendrán la obligación de incorporarse al nuevo sistema de Suministro de Información Inmediata de IVA (SSI), el cual entrará en vigor el próximo 1 de julio, evitando su costosa implementación. Al menos de momento.

 

Otra gran noticia es que por fin podremos acogernos al aplazamiento del IVA. Finalmente se podrán aplazar las deudas con la Agencia Tributaria por este concepto. Este punto tiene cierta controversia e información contradictoria en la web. Esto es debido a que originalmente el decreto no daba cabida a esta posibilidad pero sí las modificaciones posteriores con las que ha sido aprobado. Sin duda un gran balón de oxígeno.

 

Pero hay más, como toda norma existen detalles que merecen una lectura más detallada y  existen muchas otras novedades que despiertan nuestra especial atención:

 

Tarifa plana para autónomos:

 

Por muchos  es nombrada como una de las medidas estrella. Si estás pensando en emprender quizá te interese saber que si es la primera vez que una persona se da de alta en la Seguridad Social como autónomo, puede disfrutar de una tarifa plana de 50 euros. Con relación al año anterior esta tarifa era solo aplicable durante los 6 primeros meses. Ahora, con la actual reforma, este periodo se extenderá durante los siguientes 12 meses a la fecha de alta.

Hay que puntualizar que a esta medida se añade una reducción adicional equivalente al 30% sobre la cuota por contingencias comunes durante los primeros 12 meses siguientes a esta bonificación para aquellas personas hombres menores de 30 años y mujeres menores de 35 años.

 

Apuesta por la conciliación laboral:

 

Un apartado importante de la norma es el referido a las medidas que buscan nuestra conciliación laboral y de paso incentivar la contratación y generación de nuevos puestos de empleo. De este modo los autónomos en situación de baja por maternidad (o paternidad) tienen derecho y pueden acogerse a una bonificación del 100% en la cuota a la Seguridad social por el trabajador contratado durante el periodo que dure la baja.

Además, si tras haber disfrutado de la baja, la trabajadora autónoma se reincorpora incluso dos años después de la fecha del parto tendrá derecho a disfrutar del 100 % de la cuota por contingencias comunes con independencia de su base de cotización.

También existe la posibilidad de obtener una bonificación del 100% al autónomo que contrate bajo condiciones de conciliación de vida personal y familiar. Es decir, con niños menores de 7 años a cargo, o familiares en situación de dependencia.

Y si el nuestro es un negocio familiar. Con la entrada en vigor de esta norma ahora los familiares colaboradores que se hagan autónomos tendrán derecho a una bonificación del 50% durante un periodo de 18 meses posteriores a su alta como autónomo.

 

Un sistema más justo por tiempo de cotización:

 

Una de las demandas más señaladas por autónomos y asociaciones era la referente a la fecha de alta y baja y su efectividad. La actual reforma prevé que estas sean efectivas en el día exacto de la solicitud evitando su contabilización como un mes completo. Evitando uno de los grandes quebraderos que existían en la actualidad. Dicho de otro modo, con esta reforma los trabajadores  autónomos cotizarán en función de los días trabajados y no por bloques de un mes como hasta el momento. Además, también se permitirá cambiar la base de cotización hasta cuatro veces al año en vez de dos como ocurre hasta ahora.

En esta línea, también se produce una modulación en los recargos producidos por retrasos en el pago de las respectivas cuotas. Estos recargos se flexibilizan en recargos del 3, 5 y 10%, dependiendo de si se abonan en el primer, segundo o tercer mes siguiente al vencimiento del plazo reglamentario en lugar del 20% vigente hasta el pasado 2016.

 

Así, estas son algunas de las normas más destacadas que se van a modificar o introducir este 2017. Cabe destacar que estas medidas están todavía pendientes de aprobación. Ya que debemos esperar a su implantación definitiva y conocer sus mecanismos asociados a lo largo del año.