Las negociaciones en el Parlamento han llegado a buen puerto, ya que algunas (no todas, por supuesto) de las medidas promovidas por el colectivo autónomo han visto luz verde y se pondrán en marcha con la Ley del Trabajo Autónomo que aprobará el Senado tras el visto bueno del Congreso. Pero vayamos a lo que nos interesa, las buenas nuevas:

SEGURIDAD SOCIAL

La tarifa plana de 50€/mes como cotización a la Seguridad Social, se amplía de 6 meses a 1 año. Además, podrán acogerse a ella los emprendedores que no hayan estado dados de alta en los últimos 2 años (3 si ya recibieron la ayuda anteriormente), recordemos que hasta ahora se exigía un período de inactividad previo de 5 años.

HACIENDA

Con la reforma, los autónomos que trabajan desde casa pueden deducir en el IRPF un 20% de los gastos de luz, gas, agua y teléfono. Y se da la posibilidad de deducirse 12 euros al día por comer fuera de casa por motivos de trabajo, aunque, claro está, con algunos controles y requisitos a cumplir.

 

business-1067978_960_720


TRABAJO A TIEMPO PARCIAL

Una nueva figura del trabajador autónomo que se creará para poder reducir las cuotas a pagar en aquellos casos en que se desarrolle una actividad de media jornada o jornada reducida. Además, el autónomo podrá dar de alta y de baja su actividad hasta 3 veces en un mismo año dependiendo de las exigencias de su trabajo.

ACCIDENTES LABORALES

Los trabajadores autónomos contarán con una nueva cobertura por los accidentes laborales ‘in itinere’, o sea, en el camino de casa al trabajo y viceversa, ahora solamente se contempla para los siniestros durante la jornada laboral. La modificación iguala la cobertura de los autónomos con la de los asalariados tras años de desigualdad en cuanto a protección.

EMPRESAS FAMILIARES

Se amplían las bonificaciones por contratar a familiares de primer y segundo grado. El autónomo queda exento de cotización si realiza un contrato indefinido y mantiene la plantilla estable durante medio año como mínimo, excepto despidos disciplinarios o por causas objetivas.

JUBILACIÓN

Los trabajadores por cuenta propia en edad de jubilación (67 años) que tengan trabajadores a su cargo, van a poder seguir trabajando mientras cobran la pensión. Aquellos que no dispongan de empelados también podrán continuar con su trabajo pero cobrando el 50%. Por otro lado, los autónomos podrán cambiar su base de cotización hasta cuatro veces en un año.

Y esto es todo por el momento… Se te ha quedado buen sabor de boca? A mí un sabor dulce pero le sigue faltando mucho azúcar!